miércoles, 14 de octubre de 2015

TRANQUILIDAD CAMARADAS...


UNO

Sí, tranquilidad camaradas, es lo que ha pedido Rocío Silva Santisteban en una nota periodistica donde analiza la consulta ciudadana llevada a cabo por el Frente Amplio (FA) para elegir a su candidata presidencial. Con la proclamación de la congresista Verónika Mendoza como la representante de dicho conglomerado de izquierda, importante es convocar a la calma, a la ecuanimidad,  porque la gran pelea electoral recién empieza y aunque el corazón arda, la cabeza tiene que estar fría, muy fría.

En esa perspectiva creo que es importante llamar la atención sobre un hecho fundamental: la movilización ciudadana que se ha dado en el proceso impulsado por el FA. Por más limitado que haya sido, incluyendo sus imperfecciones,   hay que ubicarlo sin embargo en el curso de los movimientos contestatarios de masas,  - parte de ellos todavía espontáneos o destroncados entre sí-  que se han registrado en el país en los últimos tiempos. 

En otras palabras, las propuestas de candidatos, el sacudón de las bases tras una u otra candidatura y sus propuestas programáticas, la misma elección de Verónika Mendoza,  son expresiónes de esa respuesta popular, democrática, a las políticas explotadoras y depredadoras del gran capítal y las transnacionales que se operativizan en el país desde hace 25 años, en cuyas fronteras se ha acrecentado la corrupción, la narcopolítica y la inseguridad ciudadana que nos agobian.

Sin duda, como se afirma, la consulta evidencia la posibilidad de poner en práctica una nueva manera de hacer política, de ejercer la democracia desde las bases buscando la presencia de la ciudadanos de carne y hueso - sempiternos convidados de piedra- sin contapisa alguna; desarrollando una cruzada de educación política de corto y largo alcance que tenga en los pobres de la ciudad y el campo, en los jóvenes, mujeres, adultos mayores, pueblos indígenas... en sus justas aspiraciones de dignidad, de ciudadanía real, de justicia, de felicidad, en pocas palabras en sus derechos plenos, su punto de partida y de llegada.

DOS

La derecha no es tonta.  Huele el peligro para sus intereses por más larvario que sea el movimiento contestatario y sabe mover  sus fichas desde afuera y desde adentro para torpedearlo, desnaturalizarlo o deslegitimarlo. Lo ocurrido en el valle de Tambo con el quintacolumnista que operaba como dirigente es un buen ejemplo; como lo es también la satanización de Marco Arana y de Goyo Santos, este último confinado en Piedras Gordas. Por eso es que en el caso del FA, apenas la congresista Mendoza comenzó a despuntar, la llenó de halagos, para luego de fracasada su intentona de mediatización, romper fuego contra ella para desacreditarla a ojos de los sectores que iban a concurrir a la cita eleccionaria, conducta nada democrática por cierto,  que la vuelve a reimpulsar, conocedores de los resultados de la consulta ciudadana

Comparto por ello la idea de remarcar  lo que significa la victoria de la congresista Mendoza, que ha ratificado con los votos obtenidos sus credenciales democráticas, como las del propio FA. Por eso hay que hay que destacar también el proceso electoral en sí, inédito por  la legitimidad alcanzada por los candidatos, pero también por haber dado vida a una intervención  ciudadana que quiebra las viejas prácticas caudillistas y personalistas, dedocráticas y autoritarias de la derecha, pero que también se manifiestan,  de una u otra forma,  en algunos destacamentos de la izquierda.

 A ese nuevo comportamiento democrático, que se está impulsando desde la izquierda,  la derecha le está oponiendo sus prácticas de siempre. Los señores García, Fujimori, PPK y Toledo, además de ser bastante añosos en la política criolla - pero le exigen renovación a la izquierda- están donde están como candidatos no justamente como parte de una elección democrática. Siendo ellos prácticamente los dueños de la pelota, no pueden haber otros candidatos para las grandes ligas, ni sombra alguna que oscuresca su presencia.

Alguien ha dicho que dicha postulación es el producto del liderazgo. Pero de un liderazgo, diríamos nosotros, que se asienta en el viejo clientelaje colonial, en el prebendismo, que la República y su democracia trucha no ha logrado erradicar, que convierte a los partidos no  en escuelas de educación y organización política, sino en agencias de empleo o de otro tipo de ofrecimientos. No hay por ello ideario, programa ni líderes, maestros ni  pedagogos políticos, mucho menos valores éticos. Lo que existen son caudillos, clientelas y mecenas de gran poder económico, nacional o regional, algunos incluso de dudosa reputación como las investigaciones policiales y judiciales lo están revelando.

TRES

Lo recalco:  la gran pelea electoral recién empieza. No  se trata solamente de ganar votos, se trata de ganar conciencias, de sembrar ideas de cambio, de renovación de transformación del país. Sabemos  que en el plano de las propuestas los candidatos de la derecha, matices más o matices menos, ofrecerá lo mismo que viene implementando desde los 90, a pesar de que el modelo económico a nivel mundial y nacional está en crisis Desde la misma realidad peruana y desde lo que está sacando al sol la realidad mundial, la izquierda tiene entonces la oportunidad de presentar diagnósticos, balances, propuestas, programas, etcétera, para cada uno de los graves problemas económicos, medioambientales, sociales y éticos que presenta la formación social peruana.

En suma, la contienda electoral es una gran oportunidad que tiene la izquierda para dar una gran batalla en el campo de las ideas y propuestas, demostrando su plena autonomía en relación al prevaleciente manejo impuesto por el neoliberalismo. Hay que barrer con esa "verdad" -entre comillas- de que después de esta opción solamente cabe el diluvio. Desde el propio seno del raciocinio burgués hoy se alzan voces críticas contra el modelo; y desde el campo del pueblo experiencias como las que se viven en Ecuador o Bolivia son ilustrativas para entender las incongruencias teóricas y prácticas del fundamentalismo neoliberal.

Finalmente, entre el batallar electoral y la lucha directa de las masas de costa, sierra y amazonía, no hay barreras infranqueables, sino múltiples vasos comunicantes, que explican la viabilidad de las alternativas de la izquierda. En ese camino hay que romper con el aburguesamiento y burocratismo que corroe las filas de aquellos destacamentos que a pesar de reclamarse del movimiento popular, están bastante lejos del mismo.

Por todo eso me sumo al llamado:  tranquilidad camaradas, el partido recién empieza...


No hay comentarios:

Publicar un comentario