viernes, 23 de junio de 2017

LO PATEARON PERO NI SE QUEJÓ


Lo dicen los analistas imparciales: técnicamente, el ministro Basombrío pasó el examen. Un problema como el de la seguridad ciudadana, que lo arrastramos hace un mundo de años no puede resolverse en un puñado de meses. Avances hay, como también errores. Que esto lo entiendan los ganapanes sinseso de la mayoría naranja es otra cosa. Políticamente, sin embargo, Basombrío flaqueó. Fiel al libreto de la tecnocracia neoliberal en el poder obvió lo elemental: relacionar el tema de la seguridad ciudadana con sus raíces estructurales: la naturaleza de nuestra economía y la perversidad de las desigualdades sociales que fomenta. Más policías, más patrulleros, más cárceles, más penas y jueces implacables, no liquidarán, en sus matrices, el aumento de la delincuencia, incluyendo la de cuello blanco, la corrupción, el narcotráfico, la extorsión, el sicariato, etcétera, entre otras plagas sociales que se han descargado violentamente sobre la sociedad peruana. Las medidas anunciadas por el ministro, sus avances, sus proyectos y planes..paliarán la emergencia, pero no acabarán con ella.

Fiel también al libreto tecnocrático, Basombrío fue a conciliar con el fujimontesinismo. La cabeza del ministro Thorne rodaba por el hemiciclo cuando Basombrío entró a la cancha. Su testa también estaba en juego, como se lo dijeron en su cara pelada los Becerriles y Galarretas, pero prefirió soportar estoicamente la andanada de sinrazones. No dijo una sola palabra en su defensa y se cuidó de agraviar al adversario. Cumplía así, al pie de la letra, la directiva de palacio, donde se cocina hoy el indulto al caco y asesino de la Diroes para supuestamente frenar la embestida fujimontesinista. Como a los ex ministros Saavedra, Vizcarra y Thorne, a Basombrío lo patearon el congreso. No obstante,en un cierre que ni las abuelitas respaldan, terminó su intervención invocando a los leones del coliseo a "trabajar juntos" para beneficio de sus hijos y nietos.

¿Al fujimontesinismo le interesará el futuro de nuestros hijos y nietos". La respuesta nos la da el constitucionalista Alberto Borea, a quien nadie podrá señalar de rojo o rojete: "A mi criterio, históricamente, el fujimorismo nunca ha actuado en beneficio del país".

miércoles, 21 de junio de 2017

CON DIOS Y CON EL DIABLO


El viejo Lenin decía que a los politicos no hay que mirarle los labios; recomendaba observar sus manos, sus hechos, su práctica concreta, Traigo a colación esta idea-fuerza al leer lo que tras bambalinas acaba de escribir la señora Fujimori: “Estoy muy feliz por la llegada de su Santidad el Papa Francisco, una persona con tanta sencillez y calidad humana. Unamos nuestras voluntades para recibirlo como él se lo merece. Que su llegada al Perú sea motivo de alegría y paz para todos nosotros”. Bien sabemos que la práctica política de la escribiente va en sentido contrario a lo que el Papa predica con su ejemplo. Tan divorciada está la señora de esos valores que en los últimos tiempos, con el único afán de obtener réditos políticos para sus propósitos personales, no ha tenido empacho alguno en cobijarse bajo las alas del llamado Movimiento Misionero Mundial, cuyo máximo exponente, Rodolfo Gonzáles, está siendo investigado por el Ministerio Público. ¿Qué cargos existen contra este supuesto pastor evangélico? Pues el andar instigando masivamente a darle muerte a los ateos, homosexuales y miembros de la comunidad LGTB, cuyos derechos han sido también negados por la bancada congresal de ganapanes sinseso a los que la señora tititiretea. Gonzáles, en la foto, está bendiciendo a quien muy oportunistamente por cierto comienza colgarse del hábito de Francisco.

LIMÁNDOLE LAS UÑAS


Decía Saramago: "La única manera de liquidar al dragón es cortarle la cabeza, limarle las uñas no sirve de nada". Por eso es que insisto: los requiebros de PPK y sus tecnócratas para atraer a la emperatriz y sus prontuariados - revisar las últimas declaraciones de Aráoz, Zavala, Sheput, Bruce, etcétera- son un saludo a la bandera.Coincido con quienes están levantando las banderas del cierre del congreso y de convocatoria a nuevas elecciones para "cortarle la cabeza" al dragón fujimontesinista. Tarea de masas sin duda, de movilización de conciencias independientes de tutelajes burgueses, de ciudadanos dispuestos a luchar frontalmente contra los mafiosos de todo pelaje, como exteriorización de una vocación de poder y de una estrategia de transformación verdadera del país.

domingo, 18 de junio de 2017

MANGA DE PELOTUDOS


Disculpen la expresión, pero ese PPK y sus tecnócratas son una manga de pelotudos. Tendrán muchos galardones académicos, ancho será el recorrido en sus quehaceres económicos y financieros al servicio del capital, y seguramente que les sobrarán mañas como lobistas, pero en el campo de la política son buenos para nada.

La intervención del ministro Thorne en el congreso lo demuestra. Se presentó como si se tratase de dar una clase magistral. El campo estaba minado, la cerril oposición naranja y sus paquebotes de turno habían afilado públicamente chavetas y  verduguillos e incluso el día anterior habían querido llevarlo a la fuerza para humillarlo; pero con Thorne no era: ingresó al hemiciclo  repartiendo abrazos y besitos a diestra y siniestra, apapachando a sus verdugos que sonreían de oreja oreja: el espectáculo estaba asegurado.

Lo cortez no quita lo valiente, dirán algunos, pero eso no funciona en el coliseo peruano, con una mayoría lumpenesca. Allí, la sangre debe correr y a borbotones, lo demostraron hasta el hartazgo cuando le cortaron el cuello al ministro Saavedra. A ese antro hay que entrar con el pie en alto, mostrando los colmillos, repartiendo leña a diestra y siniestra, aireando sin asco las vísceras del fujimontesinismo, sus mugres e hipocresías, sacando al fresco a todos sus matasietes.

Con un Thorne con la guardia baja, maleteado por el propio PPK que ya anunciaba sustituto antes de su intervención en el congreso,  los Becerriles, Galarretas y Mulder, hicieron su show: se llenaron la boca hablando de decencia, de democracia, de honestidad, de autocrítica, de ética, de mandato popular, de lucha contra la corrupción...como si nos hubiésemos olvidado de las aguas estancadas, pantanosas y hediondas en las que siempre se han movido. 

Thorne pasó por el coliseo penosamente. Su exposición inicial y las respuestas a la embestida mugrosa fue totalmente desangelada. No disparó ni en defensa propia. No fue capaz ni siquiera de romperle el cráneo a alacrón, que pasa piola por obra y gracia de los matarifes naranjas. Que debe irse del ministerio es algo que ya pocos discuten. Pero todo indica que se irá sin dar pelea, con la cerviz en el suelo, ratificando esa línea de claudicación que la burguesía liberal y sus operadores siempre han mostrado ante el conservadurismo y la reacción nativa. 

De aquí a una superconvivencia entre el aprofujimontesinismo y los ppkausas solamente hay un tris. Las mafias de todo tipo, incrustadas en todos los niveles del aparato estatal y en los cogollos empresariales de Lima y provincias, respirarán por fin tranquilos. Las aceitadas, mayores o menores, estarán aseguradas y en el orden del día, como también las altas rentabilidades del gran capital.

A estas alturas del partido todo indica que la tecnocracia neoliberal preferiría pasar a la historia cargando la cruz del  indulto al caco y asesino de la Diroes, para bajarle  -aunque sea temporalmente- los decibeles a la emperatriz y sus mononeuronales, antes que marchar hacia un cierre de ese congreso  -considerado el peor de la historia republicana peruana-  y convocar a nuevas elecciones para cortar la hegemonía mononeuronal. 

La invitación de la señora Aráoz a la emperatriz "para que converse en palacio con PPK"  porque supuestamente la rabiosa jefa del fujimontesinismo "también busca el bien del país" es la última demostración de la opción conciliatoria que se estaría trabajando bajo cuerda.  El indulto al caco sería el primer punto de esa agenda perversa. 

En ese escenario, el pueblo y solamente el pueblo tendría la última palabra.






miércoles, 14 de junio de 2017

INCIENSO Y MISOGINIA


A mi que me registren, pero en ese entripado del ex cura Arana con Verónika y sus chicas, hay olor a incienso de parroquia provinciana, pero mucho hedor a una misoginia ramplona y cavernaria.

Arana y sus chicos malos no atracan por nada del mundo que haya un liderazgo femenino que sea capaz de mover multitudes y conmover las conciencias de los olvidados de siempre.

Las últimas elecciones presidenciales, como bien lo ha graficado ayer el profesor Manrique, desnudó la precariedad electoral de Arana en Cajamarca, su habitat, ante una locomotora como fue Verónika, que a nivel de país, estuvo a un tris, con sus más de tres palos de votos, de dar un batacazo presidencial.

Una de las características de los misóginos es la de no aceptar liderazgos femeninos, sea cual sea el escenario que se trate. Y Verónika realmente desbancó al ex cura, primero internamente, porque se  llevó de encuentro al mismísimo dueño de la pelota. Para después, en la  contienda electoral, dejarlo prácticamente como palo de gallinero.

Lo mismo está pasando con la Glave en el congreso. Si se aplicara una encuesta entre Arana y Marisa Glave, los resultados serían también adversos para el cajamarquino. La ex regidora, además de una simpatía innata, tiene más vuelo, más manejo conceptual y político, más agallas y fuerza para el deslinde y la confrontación. Lo demostró largamente en el municipio capitalino, lo ha ratificado en el congreso.

El misógino desvaloriza a la mujer y la ubica, en su cabecita loca, en los extramuros de la cultura. Cuando el congresista Morales, hechura de Arana, escondido tras las faldas de su madre, le dice a la Glave que es una chismosa y mentirosa, de facto, además de ningunearla, la está pateando, la está agrediendo.  Ese Morales, que no sé a quien le habrá ganado, se ubica así en el mismo nivel de quien o quienes, desde los mismos cuarteles de Arana y a través de las redes sociales, han llegado al extremo de calificar de puta a la Glave.

Con esos antecedentes, particularmente por el nivel de retrete que ha alcanzado la confrontación interna en el Frente Amplio, nada bueno puede ya esperarse. La ruptura está en el orden del día. A un lado quedarán Arana y sus chicos malos, como en el club de Tobi; y del otro la Mendoza, Glave, Huillca y Pariona, entre otros, dando vida a un liderazgo femenino que ya está dando tanto que hablar, que hasta las caretas de los misóginos han caído por el suelo.


lunes, 12 de junio de 2017

LA LUCHA DE IDEAS


Un partido político de izquierda, sus dirigentes, cuadros y militantes no pueden estar al margen de los latidos de las masas, de sus inquietudes,  sus reivindicaciones, aspiraciones y sueños. Hace bien por ello Verónika Mendoza, como otros líderes de los conglomerados izquierdistas, en fundirse con los trabajadores de la ciudad y el campo, pueblos amazónicos, desempleados, mujeres, jóvenes, estudiantes... llevando el mensaje de esperanza, las ideas de cambio y renovación, de transformación del país, de deslinde con los planes y proyectos de la derecha extractivista y antipopular; recogiendo al mismo tiempo las experiencias fecundas de esos pueblos, sus denuncias, iniciativas y propuestas. A las ideas oscurantistas, conservadoras y reaccionarias de la derecha y su desenfreno mediático, hay que contraponerles las ideas del progreso, del desarrollo real e integral, sustentadas en los avances de las ciencias y las humanidades y desde la perspectiva de los verdaderos intereses de los pueblos. Esa gran batalla  ideológica y política está por darse, en todos los frentes, en todos los espacios, y sobre todo desde el interior mismo de las masas populares.  No obviemos lo siguiente: una de las experiencias más importantes de la izquierda, que la catapultó como protagonista de la historia, fue justamente ese anclaje popular. No puede haber nada más dañino para el potenciamiento de un partido que lucha por el poder, que la burocratización, el aburguesamiento,  y la postración de facto ante los mimos y arrumacos de la burguesía.

domingo, 11 de junio de 2017

¿LECHE? LA DE MIS TIEMPOS


Lo comentaba hace días en una sobremesa con gente de mi promo: nosotros no conocimos la leche de tarro ni la leche en polvo, menos las controvertidas mezclas lácteas que hoy nos ofrece el mercado. Apenas nos destetaban era la leche fresca la que sustituía a la leche materna. No había la controversia de si la leche es necesaria o no. Se tomaba leche, sí o sí, porque eran los propios pediatras de esos tiempos los que la recomendaban. La leche fresca venía en porongos, de los establos ubicados en los extramuros de la ciudad, que fueron desapareciendo conforme la urbe se extendía. Luego vino la leche fresca en botella. En uno u otro caso los lecheros eran una institución. Don fulano o don sutano garantizaban el producto que vendían. La textura de la nata - nunca la soporté- revelaba si el agua había o no reemplazado a la leche de vaca. Con mis contertulios coincidíamos: de esa nata, en casa, podía hacerse mantequilla. Como de la leche se hacía también "leche cortada" que la tomábamos con miel de chancaca. No existía el yogurt. Algo más. No había barrio que no tuviera su cafetín, donde no podía faltar la leche fresca, servida en vaso grande, con sus panes con mantequilla. ¡Qué delicia! Recuerdo esos cafetines: pequeños, con mesas de mármol y caballerosos mozos que con sus teteras blanquísimas servían café al gusto del cliente para luego hacerlo con la leche caliente. Era el famoso café con leche. Esos cafetines, que le daban identidad al barrio, también desaparecieron. La pica de la modernidad se los llevó de encuentro. No sé si fue el cafetín de la calle Mapiri, en los alrededores del Palacio de Justicia, o el de 5 Esquinas, en los Barrios Altos, el último en cerrar sus puertas. Otrosí digo: desde nuestra experiencia personal y generacional me parece instrascendente, en estos momentos, la discusión sobre si la leche nutre o no. La puntería hay que centrarla en un blanco: en los grandes pendejos de la industria láctea que con el auxilio de las autoridades de turno han estado vendiendo gato por liebre. A éstos hay que ajustarlos.